03
junio

5 años de #NIUNAMENOS –

De enero a junio Salta registró 5 femicidios y 19 tentativas

El Observatorio de Violencia contra las Mujeres, recopila de manera continua las muertes violentas de mujeres, de personas con identidades de género feminizadas y de personas con otras identidades de género autopercibidas o que manifiestan orientaciones sexuales disidentes que puedan ser caracterizadas como femicidios, transfemicidios/travesticidios o crímenes de odio por razones de género.

El Observatorio creado por Ley N° 7863, tienen entre sus funciones el monitoreo, recolección, producción, registro y sistematización de datos e información sobre la violencia contra las mujeres en la provincia de Salta.De enero a junio de 2020, el OVcM registró los femicidios de: Analía Astorga (26); Paola del Milagro Ávila (35); Claudia Roxana Padilla (37); María Leonor Gine (70) y Rosa del Milagro Sulca (48) y 19 tentativas de femicidio.

A 5 años del primer #NiUnaMenos consigna empleada por el movimiento feminista de Argentina para visibilizar los sistemáticos femicidios; desde el organismo, resaltan que toda muerte violenta de mujer/disidencia debería ser investigada como un posible femicidio/transfemicidio ya que la falta de análisis con perspectiva de género en la investigación obstaculiza la obtención de pruebas idóneas para una respuesta judicial efectiva.

Asimismo, señalan que es fundamental tener en cuenta que lo que diferencia al femicidio/transfemicidio de otros homicidios, es que a través de la muerte violenta en el femicidio/transfemicidio se pretende refundar y perpetuar los patrones que cultural y hegemónicamente han sido asignados a lo que significa ser mujer o ser varón.

La muerte violenta de mujeres y mujeres trans es un fenómeno multicausal, siendo una de ellas las pautas culturales y tradiciones que sostienen un sistema patriarcal basado en relaciones históricamente desiguales de poder.

Las violencias contra las mujeres y las disidencias se intersectan con otras, referidas a su condición socioeconómica y de clase, referidas a su orientación del deseo, a su identidad de género autopercibida, a su edad, a su pertenencia étnica cultural, lo que lleva a que nos encontremos viviendo situaciones de desprotección y vulnerabilización que en muchas ocasiones se agudizan por la concurrencia de estas diferentes posiciones de desigualdad y opresión en que nos encontramos.