22
Feb

El Observatorio lanza una campaña sobre el consentimiento en las relaciones sexuales

La campaña “El NO siempre significa NO” tiene como objetivo visibilizar las situaciones de violencia sexual e instalar el concepto de consentimiento.

Mediante cuatro escenas, la campaña plasma conductas de coerción, insistencia, presión y de violencia sexual, mostrando que una relación sexual sin consentimiento es una violación y por ende un delito.

Las escenas están acompañadas de la pregunta “¿Cómo se obtiene el consentimiento?”, dando cuenta de la importancia del diálogo y el consenso mutuo al momento del acto sexual; “ante la duda, pregunte,” en relación a conocer los deseos de la otra persona, simplemente mediante la comunicación y si la otra persona no se puede comunicar, entonces está incapacitada para brindar su consentimiento.

Una de las escenas, expone una situación de sexting (mensajes eróticos por medio de teléfonos celulares) consentida, donde el acuerdo mutuo no fue cumplido, dando cuenta de la importancia de respetar las decisiones y advertir sobre los riesgos de ésta práctica.  Las relaciones sexuales pueden disfrutarse en la medida en que sean respetadas las decisiones y lejos de las violencias y presiones.  

También, apunta a visibilizar que en el 67,75% de los casos existe  un vínculo de familia, pareja o ex pareja del agresor con la víctima, de acuerdo al Informe Anual 2018 del OVcM.

 Impulsar la campaña resulta menester teniendo en cuenta el último informe de Estadísticas Criminales del Ministerio de Seguridad, según el cual en el 2017, se registraron 3.921 denuncias por abuso sexual con acceso carnal, un 6 por ciento más que el año anterior.

La cifra es más alta desde que se tiene el registro y representan 11 violaciones por día en el país; las estadistas surgen de las denuncias realizadas ante las fuerzas federales y provinciales en todo el país. En las estadísticas, Salta ocupa el segundo lugar, con 290 violaciones.

Además, en el Informe 2018 del OVCM, es posible constatar que de 97 casos de violencia sexual, solamente 17 fueron denunciados, quedando 80 casos invisibilizados.

Cabe destacar que el Artículo 5 de la Ley 26.485, de Protección Integral a las Mujeres, establece explícitamente que la “violencia sexual” es una forma de violencia contra la mujer, e implica cualquier violación, con o sin penetración genital, del derecho de la mujer a decidir voluntariamente su vida sexual y reproductiva por medio de amenazas, coacción, uso de la fuerza o intimidación, incluida la violación dentro del matrimonio o en otro tipo de relación, donde la convivencia esté presente o no, así como la prostitución forzada, la explotación, la esclavitud, el acoso, el abuso sexual y la trata de mujeres.

Otro de los motivos de la campaña es el abordaje mediático realizado sobre los últimos casos de violencia sexual, a través de los cuales: deslegitiman las palabras de las mujeres, perpetúan estereotipos de género, normalizan las formas en las que se ejerce la dominación sobre los cuerpos, delimitan cuales deben ser los ámbitos de acción de las mujeres, sexualizan los cuerpos, culpabilizan a las víctimas o a sus madres, muestran a los agresores como personas respetables, sin enfocarse en ellos como los culpables y sin problematizar sus conductas, el mensaje masivo es que las culpables son las víctimas reforzando la cultura de la violación.